lunes, 20 de enero de 2014

Vicio y subcultura para los más peques (I): La Caca Mágica

Bang ediciones es una editorial especializada en cómics que cuenta con una colección destinada los niños: mamut. No son los únicos, pero si de los pocos que conozco que sacan al mercado tebeos para niños que todavía no saben leer. Son cómics de pocas páginas, con pocas viñetas por página, sin texto (más allá de alguna que otra onomatopeya), que cuentan historias sencillas y que está tan bien pensados, que hasta vienen con las esquinas redondeadas para evitar(nos) disgustos con ese típico accidente que se produce cuando se interpreta demasiado literalmente aquello de "dejar que las cosas les entren por los ojos."

Dentro de esta colección hay varios títulos destinados a los más pequeños (sobre los tres años): Dino y Pablo, El pequeño Olaf, Federico, tenis sobre hielo, Barbosa y el pirata... Pero hoy vamos a centrarnos en el número 1 de la misma: La Caca Mágica de Sergio Mora




 --AVISO DE SPOILER--

La Caca Mágica nos cuenta en 40 páginas, un historia rebosante de escatología edulcorada en la que un inocente niño-conejo sufre, sin que medie provocación previa alguna, el bombardeo fecal de un pajarillo bastante hijo puta. Tras varios intentos fallidos de cobrarse justa venganza, es entonces cuando nuestro nuevo héroe (La Caca Mágica) aparecerá para ayudar a esta pobre víctima del copro-terrorismo  aviar, dándole a probar una buena dosis de su propia medicina al odioso pajarraco de marras. Al final, usando una hermosa metáfora, la paz florecerá de nuevo y tanto el niño como el pajarillo descansarán plácidamente en su nuevo remanso.

--FIN DEL SPOILER--


Al ser de color rosa (la caca) el nivel de asquerosidad se reduce a mínimos, pero el producto conserva toda su hilaridad.

Mi peque se parte de risa con esta historieta, que bien podría pasar por ser una versión del TMEO para la guarde; y yo también, para que nos vamos a engañar. La historia es descacharrante y además los dibujos de Sergio son tan bonitos que en ningún momento se cae en el mal gusto; a pesar de que hay viñetas que son una auténtica cochinada (las mas divertidas). Vamos que hay que ser muy remilgado para no disfrutar de este tebeo.


Un nuevo héroe para la generaciones venideras. Ya están tardado los de Marvel Studios en sacar la adaptación cinematográfica.


Resumiendo: Leer con nuestros hijos La Caca Mágica me parece no sólo una forma estupenda de meter en el cuerpo a los críos (desde bien pequeñitos) el gusanillo por el noveno arte, que tanto nos gusta a los papifrikis, si no también una manera de ayudarles a que desarrollen su sentido del humor, que buena falta les va a hacer.

1 comentario:

  1. La caca mágica. Que locura XD Es como un zurullo de los numemon

    ResponderEliminar